Cultivar el cambio y romper barreras: La lucha contra la violencia de género a través de las cooperativas de mujeres en Guatemala

Becario: Justice Education Society of B.C., Fundación Red de Sobrevivientes de Violencia, La Asociación de Desarrollo Productivo y de Servicios Tikonel
País: Guatemala

Resumen

El proyecto propuesto por este consorcio incluye una iniciativa piloto con la cooperativa agrícola más reciente de Guatemala, 100% indígena, rural y propiedad de mujeres, para abordar la violencia de género y apoyar la reproducción de técnicas de intervención eficaces mediante la formación, la reflexión, la concienciación y la colaboración con otras cooperativas propiedad de mujeres. El 100% de las mujeres beneficiarias del proyecto propuesto no tienen control sobre sus horarios y necesitan el permiso de sus parejas e hijos para realizar actividades fuera del hogar, lo que puede desembocar en violencia doméstica. A través del proyecto, tanto los hombres como las mujeres de la cooperativa y de la comunidad recibirán formación para ayudarles a mejorar sus habilidades empresariales para apoyar las actividades económicas actuales y futuras y desarrollar habilidades para mitigar y/oó prevenir la violencia de género a la hora de negociar el tiempo necesario para realizar actividades económicas. 

Resultado previsto

Mayor autonomía y seguridad frente a la violencia de género para que las mujeres indígenas puedan prosperar con medios de vida sostenibles desde el punto de vista medioambiental.

Alcance previsto

90 mujeres fundadoras y agentes de cambio de COPRODA R.L., una cooperativa agrícola propiedad de mujeres, en Totonicapán, así como 125 hombres y jóvenes de la comunidad para apoyar la igualdad de género y reducir la violencia de género.

Antecedentes de la situación

En Guatemala, las mujeres indígenas sufren tasas más elevadas de violencia física, sexual y psicológica por motivos de género, incluido el feminicidio. La vulnerabilidad de las mujeres indígenas a la violencia se ve a menudo exacerbada por normas culturales que normalizan dinámicas de poder desiguales entre hombres y mujeres. En Totonicapán, el 60% de las mujeres sufren violencia psicológica y el 70% de las productoras de hongos ostra sufren violencia económica. Debido al clima y a la emigración de los hombres relacionada con el conflicto, las mujeres se ven obligadas a negociar su tiempo fuera de casa para trabajar en la agricultura sostenible con los miembros restantes de la familia, incluidos sus hijos adolescentes ó otros miembros masculinos de la familia. Como resultado, las mujeres permanecen atrapadas en las aldeas agrarias rurales sin los conocimientos, habilidades ó acceso a los recursos necesarios para mejorar su seguridad para acceder a medios de vida sostenibles desde el punto de vista medioambiental.

Enfoque del proyecto

La Justice Education Society of B.C. (JES) se está asociando con la Fundación Red de Sobrevivientes de Violencia y La Asociación de Desarrollo Productivo y de Servicios Tikonel - una Organización de Pueblos Indígenas Miembro de la UICN. Tikonel patrocina a la Cooperativa de Desarrollo Integral de Producción y Artesanas de Totonicapán R.L. (COPRODA), la cooperativa agrícola de propiedad de mujeres más reciente de Guatemala en Totonicapán. Juntos, los socios pondrán en marcha una iniciativa para empoderar a mujeres y hombres con el fin de abordar de forma integral la violencia de género como obstáculo para la participación y el compromiso plenos y activos de las mujeres en la cooperativa. A través del proyecto, las mujeres de la cooperativa recibirán formación para ayudarlas a mejorar sus habilidades empresariales y su seguridad frente a la violencia de género. Se impartirá formación tanto a mujeres como a hombres para que adquieran las habilidades necesarias para mitigar y/oó prevenir la violencia de género.